La importancia de un “NO”

Vamos a aprender a utilizar la palabra “NO” y además vamos a descubrir el motivo por el cual la genética no es una ciencia matemática y exacta donde un mismo cromosoma hace que dos personas sean iguales, puede que en apariencia…..pero no en la práctica.
Comencemos con esto último…..
Cuando en el año 1989, el Rayo Vallecano decide fichar a un tal Maradona……los poco entendidos al deporte rey alucinaron……”Maradona en Vallecas” “el barrilete cósmico en el equipo franjirrojo…” comentarios así se podrían haber leído en el Internet de aquellos años (inexistente, por otra parte) sobre como la figura del futbol mundial iba a jugar en un equipo de barrio en Madrid………………..pero claro…solo para los no entendidos.

Los entendidos sabían perfectamente que el fichaje del Rayo era Maradona, sí. Pero Hugo, no Diego. Mismos cromosomas, pero con la diferencia de que uno hacia 1000 controles con una mandarina y el otro tenía que comerse 1000 mandarinas para poder controlarse a sí mismo. Hugo Maradona era un paquete de dimensiones descomunales y no por ser hermano de quien era jugaba bien al futbol, era ……del montón……pero del montón de los malos……era de esos tipos que tenía cabida en los momentos finales…….esos que van desde que el árbitro hace “Piiiiiiiiiiiiiiii, piiiiiiiiiiiiiiii piiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii y da por finalizado el partido, pues ahí, entre el segundo y el tercer pitido, ahí y sólo ahí, en ese breve lapso de tiempo es donde tenía cabida un jugador como Hugo Maradona en un partido de futbol. . Podría seguir con algún ejemplo más……pero creo que ha quedado lo suficientemente claro.

Cromosoma malo de Maradona
Hugo Maradona

Sigue leyendo